La Lengua de Dionisios...

Inquietar -Libros para descargar gratis-

Desde este Blog es posible descargar gratis algunos libros desde mi cuenta personal en academia.edu. Estoy haciéndolo con las propias limitaciones que los tiempos personales imponen. Les pido paciencia. Para encontrar aquellos que ya he subido, dejo aquí el enlace:

https://independent.academia.edu/RayuelaSincielo/Books

jueves, febrero 25

Cinco Poemas de Edgar M. Bayley: Decisión, Me doy cuenta, Poema, Ni razón ni palabra, Cuando el aire




Decisión


partiremos la hogaza del abandono y la esperanza
para volver al acero al viejo abeto la avenida

para avanzar en el fulgor velado

porque no podemos ser ajenos a la estrella que nos une

no podemos abandonar el camino que nos marca

   esa estrella

temer la batalla

seducidos por el engañoso estanque

por su falsa efímera comodidad

porque no compensa esa soledad cualquiera

el rico ahora de dos amantes reencontrados

somos nosotros y juntos quemaremos la lejana ruina

y unir nuestras bocas y cuerpos y frutos

de nuestros soles propios

de nuestras banderas silencios espumas bendecidas

nuestro amor es el único azar posible

el solo camino despierto

el único sueño que nos devora y alimenta

que nos da nombre y nos da impulso

para vencer el repecho

y vivir juntos

convencidos por fin del canto que nos guía

decididos en la esperanza en el cielo y la rosa

decididos

mi amor

decididos






Me doy cuenta


ahora que viví entre dos labios
ahora me doy cuenta que no es nada
que no es nada cantar cuando se han ido
que no es nada tanto ambiguo color tanta pereza
pisar mi ambigüedad mi gallo insomne
equivocar mi bandera y mi osamenta
ahora que viví oculto abajo
ahora me doy cuenta que no es nada
mirar hacia el fondo si ha quedado
la muerte al fin trajeada de ambrosía
ahora que viajé de noche solo
y subí de un salto a la colina
ahora me doy cuenta que no es nada
pensar que mañana o que pasado
me doy cuenta claramente que no es nada
que no es nada el desamparo y la volanta
que no es nada no haber visto
haber quedado en tanto imaginar y no haber sido
ahora me doy cuenta que no es nada
ahora que miré a mi hermano cara a cara
y le vi el perdón y la pobreza
me doy cuenta claramente que su avío
que su modal su lucha se despegue
anuncian por estanques y por cuartos y burbujas
la prenda venidera el duro filamento de ser hombre








   Poema

cuando llegas
a la hora precisa

algo se despierta



es la hora de tu piel

de tu mediodía

el sol sigue su camino



los niños se agolpan

en los puntos cardinales

tu voz

tu puño vuelve a aclararse



dios mío

deja que por una vez sola

mi palabra ruede a la luz del día



todo es inmortal

ahora

y al viajero que llega

fatigado y tarde

le es permitido callar su nombre

comprendemos

le dicen

puedes sentarte a nuestra mesa



tanta libertad

tanta ardida mudanza

no ha sido en vano

los ojos se vuelven

a la mañana del sueño

han visto lo suficiente

en la calle

entre las sombras

en el aire

en el grito

en el pecado y la salud

han conquistado su alegría



  

 Ni razón ni palabra


cada noche los sueños inmolan tu pena y tu culpa
de frente al olvido

a la pregunta y la canción inexcusable



es necesario empaparse herirse hundirse

buscar el estallido hasta decir: perdón no soy el mismo

pero el fuego desgrana tus razones de tierra

debes perder la luz plena

los motivos de la victoria

agrio pesado cruel

la ciudad te vuelca te vacía

corazón vacío

miseria burbujeante



no es preciso razón ni palabra

para este airado hogar

que nadie después sume su nieve o su festejo

despierto queda allí en su momento

en cambio y permanencia

en nube recia

en la libre mano

y el cabalgar del sueño






 Cuando el aire


cuando el aire se puebla estoy presente
canta la puerta el fuego la esperanza
conoces tu nombre y la sangre de su sueño
la tierra donde amanece el día
cuando la luz llega canta mi silencio


es suficiente el lejano retumbar del trueno

la verde falda de la montaña

y este momento ayer mañana

es suficiente

confiar esperar

estar despierto


 -Textos, Edgar Bayley- Imágenes, Selena Maestrini-

miércoles, febrero 10

Por cuál verdad, Assia Djebar







POR CUÁL VERDAD

I

Escribir en principio, y cualquiera fuese la lengua,
la que balbuceamos o gritamos,
luego, más tarde, que escribimos- ¡Y no es
de pronto la misma!

Escribir al fin, o a pesar del hiato que
seguidamente va a seguirte, como una sombra
quebrada, deformada...

Escribir, bien hubiera podido ser en chino, o en
bengalí, o en inglés: fue en árabe (para
aprender el Corán) y en francés; en la escuela.

Escribir, fue al principio la primera;
la oscura necesidad.

II

El francés pues, aquel de la escuela, aquel el de
“nuestros ancestros, los galos”, ahora bien, ¡no eran
“nuestros” ancestros y no eran galos!

Mis, nuestros ancestros hablaban, o gritaban,
o cantaban en árabe, en bereber, en ...
Qué importancia, dado que ellos no escribían
o más bien no escribían más,
guerreaban (¡al menos,
en los relatos de nuestras abuelas!).

Mi abuela, en árabe, contaba a los
niños de su alrededor, la guerra, los rehenes,
el incendio de los olivares, en la zauia (1)

En la escuela francesa, la institutriz, llegada
de Francia – Contaba Carlomagno, e inclusive
Charles Martel, en Poitiers...

En árabe, la abuela continuaba
su historia, siempre de noche
y sobre la esterilla, cerca de las velas...

¡La voz de la maestra y la de la abuela
de la noche, se entrelazaron en mi memoria!

III

Diría yo, hoy que para mí, escribir –
escribir de la sola escritura que me impele, y me
habita, y me manda, escribir en francés
pero para inscribir, a pesar de todo, voces
de ancestras y verdades invertidas, volcadas,
en sus juegos de sombras y de realidad,
eso sería, escribir en francofonía,

En los márgenes,

A la frontera, en lo más recóndito de uno mismo,
de nosotros...
De ellos, allá, antiguamente enemigos
La escritura doble
Las verdades dobles y reflejándose en
opuestos
Escribir en francofonía
En francografía
En francés todavía vivo
A sobresaltos, entre la lengua de los orígenes
rasgadas, andrajosas, jirones
de memoria

Y el francés que resiste, mi francés, que
a pesar de mí, hace en mí, el grand écart
Para reparar, desde luego,
Para renacer, ayer y hoy,
Por cuál verdad...


Assía Djebar- Argelia. Traducción: Carlos Alvarado, 2008. Enero de 2006, París.
 
(1) Escuela coránica, y/o mezquita con derecho a asilo.


 "Pour quelle vérité", Poema inédito de Assia Djebar, de la Academia Francesa, Publicado en « Le Magazine Littéraire », Nº 451, Marzo 2006. 

POUR QUELLE VÉRITÉ

Ecrire d’abord et quelle que soit la langue,

celle qu’on balbutie ou qu’on crie,

puis plus tard qu’on écrit- et ce n’est plus soudain la même!


Ecrire enfin, où malgré l’hiatus qui par la

 suite va vous suivre, comme une ombre brisée, déformée…


Ecrire, cela aurait pu être en chinois, ou en

 bengali, ou en anglais: ce fut en arabe (pour apprendre le Coran) et en français; à l’école.


Ecrire, ce fut d’abord la première;

l’obscure nécessité.


II


Le français donc, celui de l’école, celui de

“nos ancêtres, les Gaulois,”, or ils n’étaient pas  “nos” ancêtres, et ils n’étaient pas Gaulois!


Mes, nos ancêtres parlaient, ou criaient,

ou chantaient en arabe, en berbère, en…

Quelle importance, puisqu’ils n’écrivaient pas, ou plutôt

 qu’ils n’écrivaient plus,

 ils faisaient la guerre( du moins dans les récits de nos grands-mères!).


Ma grand-mère, en arabe, racontait aux enfants autour d’elle, la guerre, les otages, l’incendie des oliviers, à la zaouïa.


A l’école française l’institutrice- venue de France- racontait Charlemagne, et même Charles Martel à Poitiers…


En arabe, l’aieule continuait

son histoire, toujours la nuit

et sur la natte, près des bougies…


La voix de la maîtresse et celle de l’aïeule de

La nuit se sont entrelacées dans ma mémoire!


III


Dirais-je aujourd’hui que pour moi écrire-

Écrire de la seule écriture qui me pousse, et

m’habite, et me commande, écrire en français

mais pour inscrire tout de même voix

des aïeules et vérités inversées, renversées

dans leurs jeux d’ombre et de réalité,

ce serait cela, écrire en francophonie.


 Sur les marges.


A la frontière, au plus loin de soi même,

de nous…



D’eux, là –bas, autrefois ennemis


L’écriture double


Les verité doubles et se réfléchissant en

contraires


Ecrire en francophonie


En francographie


En français encore vivant

           

En soubresauts entre la langue des

origines déchirées, dépenaillées, lambeaux

de mémoire


Et le français qui résiste, mon français qui malgré moi fait en moi le grand écart.


Pour réparer, bien sûr


Pour renaître, hier et demain,


Pour quelle vérité…


-Textos, Assia Djebar- Argelia, París 2006. Fotografía, Angélina Nové-
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...