La Lengua de Dionisios...

Inquietar -Libros para descargar gratis-

Desde este Blog es posible descargar gratis algunos libros desde mi cuenta personal en academia.edu. Estoy haciéndolo con las propias limitaciones que los tiempos personales imponen. Les pido paciencia. Para encontrar aquellos que ya he subido, dejo aquí el enlace:

https://independent.academia.edu/RayuelaSincielo/Books

sábado, septiembre 13

Cuatro poemas de Octavio Paz: Repeticiones / Cuerpo a la vista / Tus ojos / Espiración



 
-Imagen, Zhang Lie-

 Repeticiones



El corazón y su redoble iracundo

el obscuro caballo de la sangre

caballo ciego caballo desbocado

el carrousel nocturno la noria del terror

el grito contra el muro y la centella rota

Camino andado

                            Camino desandado

El cuerpo a cuerpo con un pensamiento afilado

la pena que interrogo cada día y no responde

la pena que no se aparta y cada noche me despierta

la pena sin tamaño y sin nombre

el alfiler y el párpado traspasado

el párpado del día mal vivido

la hora manchada la ternura escupida

la risa loca y la puta mentira

la soledad y el mundo

Camino andado

                            camino desandado

El coso de la sangre y la pica y la rechifla

el sol sobre la herida

sobre las aguas muertas el astro hirsuto

la rabia y su acidez recomida

el pensamiento que se oxida

y la escritura gangrenada

el alba desvivida y el día amordazado

la noche cavilada y su hueso roído

el horror siempre nuevo y siempre repetido

Camino andado

                            camino desandado

El vaso de agua la pastilla la lengua de estaño

el hormiguero en pleno sueño

cascada negra de la sangre

cascada pétrea de la noche

el peso bruto de la nada

zumbido de motores en la ciudad inmensa

lejos cerca lejos en el suburbio de mi oreja

aparición del metro cojo

el puente roto y el ahogado

Camino andado

                            camino desandado

El pensamiento circular y el círculo de familia

¿qué hice qué hiciste qué hemos hecho?

el laberinto de la culpa sin culpa

el espejo que acusa y el silencio que se gangrena

el día estéril la noche estéril el dolor estéril

la soledad promiscua el mundo despoblado

la sala de espera en donde ya no hay nadie

Camino andado y desandado

la vida se ha ido sin volver el rostro.

-Imagen, Victoria Selbach-

Cuerpo a la vista



Y las sombras se abrieron otra vez y mostraron tu cuerpo:

tu pelo, otoño espeso, caída de agua solar,

tu boca y la blanca disciplina de sus dientes caníbales, prisioneros en llamas

tu piel de pan apenas dorado y tus ojos de azúcar quemada,

sitios en donde el tiempo no transcurre,

valles que sólo mis labios conocen,

desfiladero de la luna que asciende a tu garganta entre tus senos,

cascada petrificada de la nuca,

alta meseta de tu vientre,

playa sin fin de tu costado.



Tus ojos son los ojos fijos del tigre

y un minuto después son los ojos húmedos del perro.



Siempre hay abejas en tu pelo.



Tu espalda fluye tranquila bajo mis ojos

como la espalda del río a la luz del incendio.



Aguas dormidas golpean día y noche tu cintura de arcilla

y en tus costas, inmensas como los arenales de la luna,

el viento sopla por mi boca y su largo quejido cubre con sus dos alas grises

la noche de los cuerpos,

como la sombra del águila la soledad del páramo.



Las uñas de los dedos de tus pies están hechas del cristal del verano.



Entre tus piernas hay un pozo de agua dormida,

bahía donde el mar de noche se aquieta, negro caballo de espuma,

cueva al pie de la montaña que esconde un tesoro,

boca del horno donde se hacen las hostias,

sonrientes labios entreabiertos y atroces,

nupcias de la luz y la sombra, de lo visible y lo invisible

(allí espera la carne su resurrección y el día de la vida perdurable).



Patria de sangre,

única tierra que conozco y me conoce,

única patria en la que creo,

única puerta al infinito.


-Imagen, Nicoletta Tomas-


Tus ojos

Tus ojos son la patria del relámpago y de la lágrima,

silencio que habla,

tempestades sin viento, mar sin olas,

pájaros presos, doradas fieras adormecidas,

topacios impíos como la verdad,

o toño en un claro del bosque en donde la luz canta en el hombro de un árbol y son pájaros todas las hojas,

playa que la mañana encuentra constelada de ojos,

cesta de frutos de fuego,

mentira que alimenta,

espejos de este mundo, puertas del más allá,

pulsación tranquila del mar a mediodía,

absoluto que parpadea,

páramo.



 
-Imagen, Sol Halabi-

Espiración



                1



Cielos de fin de mundo. Son las cinco.

Sombras blancas: ¿son voces o son pájaros?

Contra mi sien, latidos de motores.

Tiempo de luz: memoria, torre hendida,

pausa vacía entre dos claridades.



Todas sus piedras vueltas pensamiento

la ciudad se desprende de sí misma.

Descarnación. El mundo no es visible.

Se lo comió la luz. ¿En tu memoria

serán mis huesos tiempo incandescente?



                2



Vana conversación del esqueleto

con el fuego insensato y con el agua

que no tiene memoria y con el viento

que todo lo confunde y con la tierra

que se calla y se come sus palabras.



Mi suma es lo que resta, tu escritura:

la huella de los dientes de la vida,

el sello de los ayes y los años,

el trazo negro de la quemadura

del amor en lo blanco de los huesos.



                3



Sol de sombra Solombra cegadora

mis ojos han de ver lo nunca visto

lo que miraron sin mirarlo nunca

el revés de lo visto y de la vista



Los laúdes del láudano de loas

dilapidadas lápidas y laudos

la piedad de la piedra despiadada

las velas del velorio y del jolgorio



El entierro es barroco todavía

en México

                  Morir es todavía

morir a cualquier hora en cualquier parte



Cerrar los ojos en el día blanco

el día nunca visto cualquier día

que tus ojos verán y no los míos

-Textos, Octavio Paz- 
Puede descargar gratis  "La llama doble: Amor y Erotismo" de Octavio Paz cliqueando sobre el enlace

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por la travesía, Gracias...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...