lunes, julio 21

Los Cortázar





Qué familia, hermano.

Ni un abuelo comodoro, ni una carga

deca

balle

ría,

nada, ni un cura ilustre, un chorro,

nadie en los nombres de las calles,

nadie en las estampillas,

minga de rango,

minga de abolengo,

nadie por quien ponerse melancólico

en las estancias de los otros,

nadie que esté parado en mi apellido

y exija de la estirpe

la pudorosa relación: “Aquel Cortázar,

amigo de Las Heras...”

Má qué Las Heras,

no tuvimos a nadie, ni siquiera

en Las Heras (la Penitenciaría

que ya tampoco existe, me contaron).

Qué suerte tienen los caballos:


Escritor    Póker        Compadrón II
                         Minnesota
            Chela        Se Viene
                         Marinera

            Y así sucesivamente.

-Texto, Julio Cortázar- 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por la travesía, Gracias...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...