miércoles, diciembre 4

Dos poemas de Julian Przybos


HACIA LA MONTAÑA
1
Arrojé la ciudad como una piedra
detrás de mí
y antes de que cayera
abrí mis oídos.
La montaña: recién articulado
el silencio del mundo.
2
El exceso de la tierra
invadió el cielo.
El horizonte
circula por encima de mi frente
y pesa cada vez más.
Con la fuerza de dos manos
cargo mi cabeza.
Como si me hubiera aplastado
la cumbre caída de la tierra. 

MADRUGADA DE ABRIL
Los árboles —cunas del espacio—
columpiaron el cielo en los prados.
Madrugada en el jardín, madrugada
volante, madrugada por encima de nosotros,
tiempo es ya
de que surja el sol.
¡Quítale, esposa, pañales de sombra,
a esa criatura desnuda
que por primera vez al mundo,
a nosotros, tan soberanos,
mira!
-Textos, Julian Przybos / Imagen, Vladimir Clavijo Telepnev-
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...