miércoles, diciembre 1

Amado



Fui agarrándome de ti,
de tus ojos,
campanarios llenos de palomas,
y tu pecho
encendido como un lucero sólo.

Caminé desesperada
en los senderos
trazados por tus venas
y me así
a tus riñones
y testículos,
a tus orejas
y tu lengua.

Golosa
bebí con gratitud
láudano en tu boca
y me detuve
por siglos en tu sexo:
lo exploré
con soles diminutos
nacidos en las puntas de mis dedos
y cárdenos frutos mancillados.

Copié tu mirada,
doblé tu risa,
y lúbrica mordí
tu agonía con los dientes.

-Texto, Carmen Matute // Imagen, James Knowles-

2 comentarios:

  1. De una sensualidad manifiesta, me encantó.
    Gracias por compartirla, Daniela.

    Saludos
    Jeve.

    ResponderEliminar
  2. A mí se me hace que muchas de las imágenes de los poemas de Carmen Matute se presentan en la poética de la gran Gioconda Belli... Maravillosas deslecturas que nos encienden y nos abras(z)an! Coincido, Jeve, con cada de tus palabras: un poema donde el Eros se manifiesta, arrasa y explosiona! Gracias por EstarTe! Mi Abrazo!

    ResponderEliminar

Por la travesía, Gracias...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...