miércoles, octubre 13

11



Él me ama. Me ama tanto que yo huelo la muerte en sus caricias,
en su mirada veo el crimen, en cada gesto suyo: la absorción,
el tironeo.
En el Espectáculo de Suamor la tierra gira a una velocidad que
deforma mi cuerpo...
Succionada por su sed, yo: una gota de carne horizontal, que él
se dispone a chupar, sin pudor alguno.
Espera con espasmos, con ira, con sollozos, el momento justo,
enfocado, fatal, de abalanzarse sobre eso y penetrarlo.
Enarbolar ese coágulo de vida, levantarlo como una ofren-
da a su espejo.
Haga lo que haga, él ha decidido amarme, izarme en su soledad
como una bandera santa, sangrienta. Ya me ha condecorado,
condenado con Suamor.
Cómo busca en su cuerpo si cada roce sería una profecía; sus
extremidades como tentáculos traspasarían mis fronteras.
Caer en sus brazos: desbarrancarme por su avidez. Más que
tomarme, atravesarme, hincarme en lo puntiagudo de su
historia, clavarme en su cruz particular, hacerme la virgen
madre de su santuario musculoso.
Devorar algo en mí que todayó le represento, o sea, tenerme,
hacerme suya, hacerme de él.
Él, ser eso que soy.

-Texto, Susana Cerdá // Imagen, Odilon Redon-

3 comentarios:

  1. Estoy estremecido por esas palabras, golpeado por las imágenes, levitando por la intención... gracias por tanta belleza!!!!

    Juan C. Rodríguez

    ResponderEliminar
  2. Poema devastador, imagen devoradora: adhiero a tus palabras, Juan Carlos, y a las tuyas, Felis... Gracias, una y mil veces, por las palabras y el instante del estallido. Mi Abrazo siempre Presente!

    ResponderEliminar

Por la travesía, Gracias...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...