jueves, abril 1

Ulises (Fragmento)



Abrió la carta dentro del periódico.

Una flor. Creo que es una. Una flor amarilla con los pétalos aplastados. ¿No está enojada, entonces? ¿Qué dice?

Querido Henry,

Recibí tu última carta para mí y muchas gracias. Lamento que no te gustara mi última carta. ¿Por qué adjuntaste estampillas? Estoy terriblemente enojada con vos. Me gustaría poder castigarte por eso. Te llamé nene travieso porque no me gusta esa otra palarba. Por favor, decime de verdad qué quiere decir esa palabra. ¿No estás satisfecho en tu casa pobre nene travieso? Me gustaría hacer algo por vos. Por favor decime qué pensás de esta pobre yo. Muchas veces pienso en el hermoso nombre que tenés. Querido Henry, ¿cuándo nos vamos a encontrar? Pienso en vos tantas veces no sabés cuánto. Nunca me sentí tan atraida por un hombre como con vos. Me siento tan mal al respecto. Por favor, escribime una larga carta y contame más. Recordá que si no voy a castigarte. Así que ya sabés lo que voy a hacerte, nene travieso, si no escrebís. Oh cuánto falta para encontrarnos. Henry querido, no rechaces mi pedido antes que se me acaben la paciencia. Después de eso te cuento todo. Ahora adiós, querido travieso. Tengo un dolor de cabeza tal hoy y contestá a tu ansiosa

MARTHA.

P.D.: Decime qué clase de perfume usa tu mujer. Quiero saber.

Arrancó la flor gravemente del broche olió su casi no olor y la puso en el bolsillo superior. Lengua de flores. A ellas les gusta porque nadie puede oir. O un bouqué envenenado para matarlo. Luego, caminando lentamente hacia adelante, leyó otra vez la carta, murmurando una palabra de vez en cuando. Enojada tulipán con vos querido hombreflor castigarte tu cactus si vos no por favor pobre nomeolvides cuánto extraño violetas a queridas rosas cuándo nos pronto anémona a encontrar todo travieso acecho de noche mujer el perfume de Martha. Una vez que la leyó toda, la sacó del periódico y la volvió a poner en el bolsillo.

Leve placer abrió sus labios. Cambió desde la primer carta. Me pregunto si la escribió ella misma. Haciéndose la indignada: una chica de buena familia como yo, de carácter respetable. Podríamos encontrarnos algún domingo después del rosario. Gracias: no me quedan más. Una habitual peleíta de amor. Después corriendo por las esquinas. Horrible como una discusión con Molly. El cigarro tiene un efecto refrescante. Narcótico. Habrá que ir más lejos la próxima vez. Nene travieso: castigar: temor a las palabras, por supuesto. Brutal, ¿por qué no? Hay que probar. De a poco por vez.

Manoseando todavía la carta en su bolsillo le sacó el broche. Un broche vulgar, ¿eh? Lo tiró a la calle. Sacado de alguna ropa de ella: abrochados juntos. Raro la cantidad de broches que siempre tienen. No hay rosas sin espinas.

-Texto, James Joyce // Imagen, Pablo Picasso-

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Por la travesía, Gracias...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...