martes, marzo 2

Vivirnos



No me digas que esta noche tu presencia murmurada,
tu casi invisible presencia,
de tan rumorosa que me eres,
de tan silenciosa y sonreída que esta noche te siento.
Aquí, tendida a mi lado,
como casi una nota musical suspendida;
en medio del silencio de la noche,
cuando nadie sospecha tu presencia, una luz
que silenciosa, que adelgazadamente ha irrumpido.
Dime. Callemos... ¿Qué es el amor? Vivirnos.
Vivirnos día a día. Son años, Son un minuto. Son el inmóvil
discurrir de la vida.
Quietos,
vemos pasar el tiempo. Corriente
parada, paradísima, milagrosa, donde tú estás eternamente juvenil.
mientras yo te contemplo, yo me vivo, trabajo,
amaso mi vida contra aquello que pasa. Soy lo que pasa.
Pero no paso, abrazado
a ti, a tu estar, a tu sonreír, a tu existir sin medida.
Oh silencio suspenso donde milagrosamente una nota resuena.
Una gota de agua que en la oscuridad nunca cede,
nunca cae, y en la cueva indecible misteriosamente brilla.
Brillo, vida, amor mío, presente continuo que en la cueva
del amor me recrea.
Oigo fuera los tiempos. Oigo el embate cruel de las
amontonadas espumas,
y siento aquí el aire parado, el frío delgado del aire inmóvil
de la cueva sublime,
y allí tú, delicada perla que por siglos viniste,
gota mirífica donde con el solo brillo interior
interminablemente resplandeces.
Carne, alma mía, verdad concreta, cuerpo precioso.
Clara tú, clara siempre, que a mí dadivosamente has sido pronunciable.
Pronunciarte, decirte, con tu bulto adorarte,
montón real, continuamente vivido como una verdad
confesada.
Mi confesión, mi dulce ser, mi dulce estar, mi vida sola,
tú, mi perpetua manifestación hasta el fin de mi vida.

-Texto Vicente Aleixandre // Imagen, Emilde Nolde-

2 comentarios:

  1. Que hay en esta vida, a demás de los deseos? Se preguntaba, en una noche solitaria.
    Viendo pasar seres extraños y ausentes, sin preocupaciones.
    Se rodea de musica y placer, pero aún no entiende el "por que" de su estadía.
    Es acaso que solo él conoce, las maravillas de la noche? Allí, donde las almas desaparecen,
    y quedan las calles, llenas de misterio y soledad.
    Esos farolitos rodeados de encanto y una esquina amiga de la oscuridad.
    A veces quisera compartir con el mundo el fantastico sueño de vivir las madrugadas.
    Pero desiste al comprender que la noche, no sería noche, si todos estuviesen allí.
    Frecuenta el sentimiento, de haber nacido en una época equivocada, y anhela revivir las
    noches de bohemia, esas que eran un clásico del Paris de los `60,
    donde nunca estuvo, pero siente conocer.
    Una ciudad dormida, un silencio soberbio que abraza las veredas,
    y él, que haciéndose amigo de la luna, se sienten grandes espectadores de aquella portentosa obra
    que comienza,
    cuando todo lo demás termina.


    Dani me fascinaron tus Blogs!
    Quisiera poder recorrerlos con más frecuencia, pero las vacaciones ya terminan para mi...
    Un beso, y hasta el próximo texto!

    ResponderEliminar
  2. Qué maravilla, Sebas, la de leer(te) en tu palabra viva en este blog! En verdad me emociona y me llena de alegría pensarte desde esa juventud que te nombra hermanado en la poesía, nada banal -ni vanalizado-, siempre presente desde el impulso y el gesto solidarios... Gracias, infinitas veces! Mucha suerte con el estudio!! Y para lo que necesites, acá (me) Estoy. Un Beso!!!

    ResponderEliminar

Por la travesía, Gracias...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...