martes, marzo 2

Fragmentos de un discurso amoroso



Un mandarín estaba enamorado de una cortesana.
"Seré tuya, dijo ella, cuando hayas pasado cien noches esperándome sentado sobre un banco, en mi jardín, bajo mi ventana."
Pero, en la nonagésimo novena noche, el mandarín se levanta, toma su banco bajo el brazo y se va.
-Texto, Roland Barthes-

1 comentario:

  1. LA PREGUNTA QUE ME HAGO DESPUES DE LEER EL TEXTO ES: ¿POR QUE EL MANDARIN NO ESPERA? ¿QUE SIGNIFICA ESA ESPERA? ¿CREEMOS REALMENTE QUE LA CORTESANA TAMBIEN ESPERABA? ¿QUE ESPERABA ELLA?
    Y AGREGO A TITULO PERSONAL: ¿LECTORA Y ADMIRADORA DE BARTHÉS, DANIELA? ME GUSTO MUCHO LA ELECCIÓN DE ESTE FRAGMENTO.

    ResponderEliminar

Por la travesía, Gracias...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...