sábado, febrero 27

No comiste del loto del olvido...



VI

No comiste del loto del olvido
-el homérico privilegio de los dioses-,
porque sabías ya que quien olvida se convierte en objeto
inanimado
-nada más que en resaca o en resto a la deriva-
al antojo del caprichoso mar de otras memorias.
Y así escarbaste un día en tu depósito de sombras
y volviste a anudar con tiernos ligamentos huesecitos dispersos,
tejidos enamorados del sabor de la lluvia,
vísceras dulces como colmenas sobrenaturales para la abeja reina,
dientes que fueron lobos en las estepas de la luna,
garras que fueron tigres en la profunda selva embalsamada.
Y lo envolviste todo en ese saco de carbón constelado
que arrojaste hacia aquí, como hacia un tren en marcha,
y que en algún lugar dejó un agujero por el que te aspiran
y al que debes volver.
-De Olga Orozco // Imagen, Salvador Dalí-

2 comentarios:

  1. EN ESTE POEMA ME PARECE QUE SURGE LA NECESIDAD DE ESCARBAR COMO VERDADEROS ANIMALES CONTRA EL OLVIDO PARA RECUPERAR EL CUERPO DEL DELITO (EL CUERPO DEL SUJETO AMOROSO ENTERRADO EN LA MEMORIA DEL NUESTRO). UN POEMA SUBLIME, UNA HUELLA DIGITAL QUE NOS IDENTIFICA. OROZCO ES UNA DE MIS POETISAS PREDILECTAS. TE AGRADEZCO QUE LA TRAIGAS A ESTE BLOG. ¡UN BESO!

    ResponderEliminar
  2. Coincido, Pablo, con tu lectura acerca del cuerpo del sujeto amoroso, arrancado furiosamente de las celdas del olvido. No obstante, creo leer que en ese gesto, el cuerpo del Otro devino en objeto por voluntad propia. No es olvido del yo poético, sino del abandono -o la indiferencia- que ese Otro traza como guarida. ¿Cómo decir, entonces, el desamor? Muchas Gracias por tu paso y por tu lectura! Un Abrazo!

    ResponderEliminar

Por la travesía, Gracias...

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...